sábado, 27 de octubre de 2012

LAS SIETE REVUELTAS (Antigua N-601, Segovia)



Un tramo de carretera mítico e interesante como pocos este de las popularmente conocidas como  Siete Revueltas, situado en la antigua carretera nacional 601, de Madrid a León por Segovia, (hoy CL-601) y ubicado precisamente en dicha provincia. Se trata de siete curvas cerradas en herradura, también conocidas como horquillas o paellas, que van salvando las estribaciones de la sierra de Guadarrama a una altitud comprendida entre los 1.700 y los 1.400 metros. He pasado desde niño infinidad de veces por esta carretera y siempre he contado las revueltas una a una, pero las cuentas nunca me salían, porque yo sólo era capaz de distinguir cinco revueltas. Las dos restantes para mí eran un misterio, o bien es que había que echarle mucha imaginación para verlas.


Posteriormente, ya de adulto, he vuelto a recorrer este trazado muchas veces en moto y haciéndome la misma pregunta de mi infancia: ¿dónde están las dos revueltas que me faltan? Después de analizar detenidamente los mapas y observar imágenes aéreas, como esta tomada de Google Earth, he encontrado una respuesta, que si bien no me parece demasiado satisfactoria, hay que darla por buena. Las dos últimas revueltas, la sexta y la séptima en dirección Segovia (o la primera y la segunda en dirección Madrid) son curvas cerradas pero mucho más amplias que los otros cinco exagerados giros en herradura en donde la velocidad aconsejada son los 30 km/h. De hecho hay otras curvas como estas en el trazado y no son consideradas como tales revueltas. 


Pero en todo caso no tiene ningún sentido discutir la ancestral denominación popular de este tramo de carretera, que seguramente se remonta a épocas muy antiguas anteriores a la circulación de vehículos de motor, cuando la ruta de Madrid a Segovia sería tal vez un camino de piedras frecuentado por caballerías y carros de arrieros, quienes acuñarían el término siete revueltas. Y por lo demás, para quienes no hayan transitado nunca por estos parajes de alta montaña, destacar la belleza de los mismos, la increíble pureza del aire, que casi quema en los pulmones, y sus terribles rigores invernales que no pocas veces obligan a mantener la carretera cerrada al tráfico o hacer uso de cadenas. Hoy en día ha perdido la importancia que tuvo en el pasado, al existir vías alternativas de comunicación entre Madrid y Segovia, pero sigue siendo el camino obligado para llegar hasta el Real Sitio de La Granja de San Ildefonso y visitar sus jardines y el famoso Palacio de inspiración versallesca, así como otros parajes de interés natural ubicados en la sierra de Guadarrama.

Recientemente tuve la oportunidad de grabar en video el recorrido por las Siete Revueltas, algo que siempre quise hacer, y este es el resultado.

 

12 comentarios:

  1. De niño a mí me pasaba lo mismo, no encontraba más de 5 o 6 de las famosas "revueltas" y eso suponiendo que al pasar por ellas continuase despierto. El por qué de siete podría ser porque antes fuese más acusada alguna de las curvas y ahora al ser más ancha se note menos o tambien podría ser porque el trazado de esa carretera data de la época en la que las distancias las indicaban en leguas... En esa época había un marcado sentimiento religioso y el "7" en la biblia ya sabes que indica un número indeterminado pero siempre indica mucha cantidad de lo que sea.

    ¡Ah! Las revueltas son "horquillas" salvo la 2, a la que sí podrías llamar paella si fuese de más amplio radio. Otro día te cuento lo que es una herradura y no de las de equinos jajaja

    ResponderEliminar
  2. No creo que el trazado de la carretera ni las curvas se hayan rectificado significativamente con el paso de los años, pero revueltas como tales yo siempre he interpretado sólo cinco, como muestro en el video. Las otras dos son bastante más amplias, y hay otras muchas curvas similares en la carretera que no tienen la consideración de revueltas. Pero es una denominación popular que se remonta seguramente al siglo XIX o antes, y no ha sido cuestionada después. Puede responder a razones religiosas o de supersticción (el número 7 es el de la suerte), o simplemente al capricho de algún arriero o viajero de la antigüedad al que le sorprendió ver tantas curvas cerradas seguidas en un corto trecho de camino. Horquillas, paellas..., bueno, son denominaciones un tanto metafóricas para describir estos giros tan retorcidos, no podemos aplicarle una precisión tan semántica a estos términos.

    ResponderEliminar
  3. Es increible, lo extrañamente pequeño que es el mundo...
    Debemos ser casi vecinos, por algunos de los reportajes que has hecho, sobre todo el de la N332 y los túneles del Mascarat...
    Pero es que ahora, traes a mi memoria, viajes de mi niñez. Cuando viajaba desde Estepona (Málaga) hasta Coca (Segovia) en un viaje que duraba 24 - 26 horas en un indestructible Seat 1500, creo recordar que con motor perkins. La Cuesta de la Reina a la salida de Málaga, Despeñaperros que por aquel entonces era terrible, y las siete famosas revueltas (cuando llegabamos por allí, no estaba el cuerpo ni el animo para ponerse a contarlas...)
    Hoy que lo he leido ha sido como un flash en mi memoria, aqueños viajes interminables, carreteras imposibles de lluvia, niebla y frio.
    Gracias por trasladarme de nuevo a aquellos años.

    ResponderEliminar
  4. Gracias, Trikineitor. Bueno, como te comento en un e-mail que te acabo de enviar, no somos exactamente vecinos, no al menos geográficamente y no al menos todo el año, pero casi, casi. Estamos más cerca que lejos, eso desde luego. Esos viajes de la niñez, para los que andamos rondando el medio siglo, como en mi caso, eran auténticas epopeyas que por fuerza han marcado nuestro carácter. Carreteras malas y viajes de decenas de horas en incómodos automóviles carentes de casi cualquier elemento de confort y seguridad constituían toda una refinada tortura para nuestros cuerpos y mentes infantiles. Hablas de la Cuesta de la Reina a la salida de Málaga (lo que hoy es conocido como el Puerto de las Pedrizas, supongo), y no tenía noticias de ella, pero sí de otra con el mismo nombre que estaba en la antigua N-IV a la salida de Aranjuez, y Despeñaperros era criminal, sí, y no digamos el Puerto de Somosierra, el de Pajares, el de los Leones, y tantos otros. Aquello eran viajes, y no lo de ahora, con las modernas autopistas y autovías, que te permiten cruzar el país de un extremo a otro en poco menos de diez horas.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  5. Que gozada! Lo he buscado en Earth, muchos bosques allí, en diferencia con la zona de Segovia con estos pueblos tipo medieval. Y estos viejos puentes me encantan. He disfrutado con el video. Gracias! Salu2.

    ResponderEliminar
  6. Beato Darzádegos13 de abril de 2013, 5:09

    …Hace varias décadas los camioneros pagaban a los mozos recios una peseta para ir con antorchas alumbrando el descenso en noches fuertes de niebla. Las curvas se hacían imposibles y los frenos de poco valían; los mejores, incluso, los Leyland, servían entre las aletas de apoyo para estos que indicaban con sus señas donde estaban los márgenes. Finalizado el descenso, mal asfaltado, por la Boca del Asno se paraban para el descanso. Las cajas en primera o segunda corta se fijaban de antemano en la cumbre y sin soltarlas. Los muy conocidos como “la silla eléctrica”, aquellos pegasones, soltándose de brazos, endiablados zarrapastrosos que más de una vez tronzaron muñecas y dedos de aquellos viejos cambios, ascendían como ninguno aunque con un esfuerzo titánico…
    Breves saludos
    d:D´

    ResponderEliminar
  7. Hola. He pasado por las 7 revueltas un millar de veces. He veraneado en la Granja de San Ildefonso desde los 19 años y tengo 50. La verdad ya lo haces casi sin reparar lo precioso que es. Toda esta zona de la sierra con estos pinos de Valsain verdaderamente autóctonos. En 30 años no ha cambiado absolutamente nada desde Navacerrada hasta la Granja. No ha habido ningún incendio no degradación visible.
    Diferente es a partir de la Granja y hasta Segovia que empezaron a construir a lo grande hace unos años.

    Saludos y buen blog

    ResponderEliminar
  8. Muchas gracias, Alfonsosu123. Sí, es verdaderamente un paraje hermoso este de las Siete Revueltas, y la carretera en sí resulta tan pintoresca como peligrosa. Yo la he recorrido también desde niño, como digo, y mi dilema siempre ha sido el tema de las dos revueltas que me faltaban, y que estrictamente me siguen faltando hoy, aunque ya he dado por bueno que son siete.

    Con respecto al comentario anterior, de Beato Darzádegos, destacar que resulta estremecedor y constituye toda una pieza literaria. Me estoy imaginando perfectamente las dificultades que tuvieron que arrostrar en el pasado aquellos esforzados camioneros que transitaban por las Siete Revueltas en los crudos inviernos serranos. Algo verdaderamente épico tuvo que ser.

    Saludos a ambos y gracias por vuestros comentarios.

    ResponderEliminar
  9. Recuerdo perfectamente mi paso por ahi el 1 de Agosto de 2011. Pero tendré que volver para fijarme verdaderamente en la belleza del entorno porque iba concentrado en no exigirle mucho a mi pobre corsa 2.1 que no podia pasar de 30 en este exigente tramo en el que hasta los camiones iban adelantandome. Pensé que ya había llegado a Galicia porque leía A Coruña constantemente y yo iba a Segovia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario. Saludos.

      Eliminar
  10. Hola a todos. Felicidades por el blog y el artículo. Como dato, la denominación sí es antigua y anterior a los vehículos de motor. El tramo aparece nombrado como "las siete revueltas" ya en los Episodios Nacionales de Galdós. Creo recordar que en el de "De Oñate a la Granja".

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por los elogios y por la reseña histórica de Galdós, que desconocíamos. Saludos.

      Eliminar