martes, 5 de septiembre de 2017

ANTIGUO TRAMO DE LA N-320 EN HORCHE (GUADALAJARA)




Un artículo de J. Pozuelo


Nadie pone en duda que, en las últimas décadas, todo lo relacionado con el mundo de las carreteras y el transporte ha dado un vuelco radical en nuestro país, si retrocedemos en el tiempo a mediados del pasado siglo XX (un tiempo no tan lejano como pudiera parecer a priori). El mundo progresa y evoluciona, y las carreteras y elementos relacionados no iban a ser menos, por supuesto: nuevos firmes y normas de trazado que ofrecen comodidad y seguridad a los usuarios, sistemas de señalización y contención, vehículos espaciosos y con elementos para el máximo confort de sus ocupantes...

Sin embargo, a pesar de la absoluta modernización y evolución de las carreteras en las últimas décadas, de las grandes transformaciones y mejoras que estas han sufrido, y de todos los avances correspondientes, en nuestro país aún se conservan fragmentos de esas antiguas carreteras cuyo aspecto ha permanecido prácticamente igual que hace décadas (cosa que los amantes de la carretera y sus elementos históricos agradecemos). Hablamos de cuando estas eran estrechas y reviradas, los firmes dejaban bastante que desear (si no se trataban de caminos de tierra), la señalización era un lujo escaso y los viajes eran largos y complicados, y que nos retrotraen a esos tiempos ya lejanos y casi olvidados, en una especie de ejercicio de nostalgia de tiempos que muchos de nosotros ni siquiera hemos llegado a conocer, pero que aun con todo no podemos evitar sentir.

En este reportaje fotográfico vamos a visitar uno de estos viejos tramos.

Nos encontramos en la localidad de Horche, en la provincia de Guadalajara y a 12 km de su capital, en plena comarca de La Alcarria. En las cercanías de la población, rodeándola parcialmente, encontramos un antiguo tramo de la carretera N-320, originalmente nacional de Albacete a Guadalajara por Cuenca, y hoy de Cuenca a Venturada (Madrid). Se trata de un tramo de 3,7 km de longitud, estrecho y lleno de curvas debido a la orografía cercana al pueblo que la carretera debía salvar.

Este tramo se representa con trazo rojo fuerte en el siguiente mapa (el resto del que era el trazado original de la nacional se representa en una tonalidad roja más débil):


Los primeros 1,46 km se corresponden con una variante de población que ya figura en los mapas topográficos del IGN del año 1919, por lo que pudo construirse a principios del siglo XX, o incluso a finales del XIX. El trazado decimonónico de la carretera (en amarillo en la siguiente imagen) atravesaba la población por su centro. A partir de la unión con la variante (centro de la imagen), el resto de este tramo (marcado en rojo) sí se corresponde con el trazado original.


Esta es la representación de la zona en el mapa topográfico a escala 1:50000 del IGN del año 1919, hoja 0536:


Y esta, la representación en la misma hoja del mismo mapa, en el año 1972. No se refleja el nuevo trazado en construcción pues los datos utilizados para conformar el mapa son de 1967 (así se refleja en la propia hoja). Las únicas variaciones significativas son la desaparición de la representación de la casilla de peones camineros (que aún podría haber seguido en pie, quizá abandonada) y la creación de la carretera provincial de Horche a Yebes y Valdarachas (parte inferior izquierda de la imagen), actual GU-205.


En el año 1973 se realiza una mejora integral de la nacional entre Sacedón y Guadalajara, ensanchando la calzada, mejorando el firme y trazados y renovando la señalización, como parte del Plan de Cercanías de Madrid llevado a cabo durante la primera parte de la década. Precisamente, una de las actuaciones fue la construcción de una nueva variante en Horche (que se corresponde con el actual trazado de la nacional, representado en azul en la siguiente imagen) a más de 2 km al norte de la población, haciendo un largo rodeo pero evitando en gran medida la complicada orografía de la zona y ofreciendo a los conductores un trazado mucho más cómodo y seguro.


En este vídeo de la Filmoteca Española publicado en nuestra página de Facebook se pueden ver los actos institucionales de inauguración de todas estas obras.

A partir de ese momento, el tramo objeto de este artículo quedó segregado del trazado de la nacional, y desde entonces su aspecto se ha mantenido inalterable hasta el día de hoy. Hitos kilométricos de piedra, vallas metálicas de contención, señales antiguas y demás elementos (incluido el propio firme de la carretera) han permanecido aquí desde entonces sin que nadie reparara en ellos.

Pero su supervivencia a corto-medio plazo está, cuando menos, en riesgo, al haber descubierto esta noticia de febrero de 2017:


En resumen, la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, actual titular de la vieja carretera, asfaltará y adecuará el trazado en algún momento indeterminado, convirtiéndolo en una suerte de ronda urbana, debido a su utilización como tal por parte de los vecinos de Horche, y posteriormente la transferirá al ayuntamiento de la localidad.

Por lo que se puede deducir, y si se cumple el pronóstico descrito, en algún momento de este año 2017 o quizá del posterior 2018 se llevará a cabo una transformación integral de este tramo para convertirlo en calle urbana, y todos sabemos que cuando los organismos públicos competentes «se interesan» por una carretera antigua, por norma general cualquier resto carretero histórico desaparece para siempre.

De ahí que hayamos querido realizar este minucioso trabajo de documentación de todo el tramo en su estado actual. Las fotografías fueron tomadas el 18 febrero de 2017.

ACTUALIZACIÓN 30/09/2019. El tramo ya ha sido remodelado y parte de sus antiguos elementos retirados. Ver parte final del artículo para más información.

El tramo objeto del reportaje se puede dividir en dos partes: en la siguiente imagen, en rojo, la primitiva variante; en amarillo, el trazado decimonónico y original.


Y sin más dilación, comenzamos.


El punto de inicio de nuestro reportaje es, además, el lugar donde la que fue la travesía por la población se separa de la variante. Esta última, como ya se vio en la imagen anterior, conforma la primera parte del tramo que vamos a visitar.

En las siguientes fotos se observa el primitivo trazado hacia el centro del pueblo (hoy parcialmente GU-205) a la derecha, y la variante a la izquierda.




Antes del cruce, la carretera decimonónica ha sido acondicionada como parte de la citada GU-205.


Lo primero con lo que nos encontramos, muy cerca del punto de partida, es con el hito del antiguo punto kilométrico (pk) 127 de la nacional. Es un hito según el modelo especificado en la Instrucción de Carreteras de 1939 o «Plan Peña». Por un lado aún conserva las alusiones aunque por el otro lado están ya completamente borradas. El kilometraje actual de la nacional no se corresponde con el especificado en el hito, ya que actualmente el origen se encuentra en Albacete, pero el hito refleja la distancia a Cuenca.





No ignoremos la señal de «peligro por animales domésticos» situada junto al hito, pues con décadas de solera, también forma parte de los elementos carreteros históricos presentes en la zona. A lo largo del reportaje se verán más señales similares.


Muy cerca del hito, hace unos años, y donde ahora se ubica la señal «stop a 150 m» vista en las fotos anteriores, se conservaba una antigua señal croquis según el modelo especificado en la orden 8.1-IC de 1962, pero desapareció en algún momento entre 2009 y 2014. Solo nos queda esta imagen de Google Street View de 2009:


Continuando por el tramo, e igualmente cerca del hito, aún se conserva esta antigua valla metálica de contención cuyo modelo también está incluido en la Instrucción de Carreteras de 1939. El color rojo que adorna los postes y la propia malla metálica se debe a la categoría de la carretera en la que se sitúa. En la Instrucción se contempla que todos los elementos carreteros (postes de señales, hitos, vallas...) se pinten con el color identificativo correspondiente a la categoría de la carretera (rojo en nacionales, verde en comarcales y amarillo en locales; división actualmente en desuso en los dos últimos casos).




Sorprenden los postes cuadrados que sustentan la valla metálica, ya que según la Instrucción deberían ser cilíndricos; seguramente no era habitual ver este tipo de poste, y mucho menos hoy en día cuando ya el número de vallas metálicas de este tipo que quedan en las carreteras es muy limitado.






Un par de curvas más abajo también hay otra valla metálica de contención similar, roja, y también con los postes cuadrados. Esta es más corta que la anterior.




La carretera serpentea por las laderas del valle en cuya parte alta se asienta el pueblo.




Tras estas curvas, otro hito kilométrico, con una parte de él enterrada. Estamos ante el antiguo pk 126 de la nacional. En este caso, apenas quedan restos de pintura en todas las caras del hito; cuesta distinguir las alusiones originales.




Ya desde donde se encuentra el hito, se distingue la variante de 1973, así como el resto de la carretera hacia Cuenca. Habrá ocasión de poder distinguirla mejor.



También se divisan algunas «revueltas» del tramo decimonónico, que se visitarán más adelante.


Pero de momento, continuamos con esta vieja señal de curva peligrosa, que está a unas decenas de metros del hito 126. Se desconoce la fecha exacta de fabricación, que debería haber figurado en la parte trasera.



En 2009, cerca de donde se encuentra esa señal, y orientada al sentido contrario, había otra señal, esta vez de curvas peligrosas, con un cajetín inferior que determinaba la duración del peligro (300 metros en este caso). Lamentablemente, desapareció en algún momento entre 2009 y la actualidad. Sin embargo, quedó captada por los ojos de Google Street View:



La señal se encontraría en la parte derecha de la fotografía anterior, junto al tercer árbol.


Y llegamos al lugar donde la primitiva travesía de la población se une a la variante, donde la nacional conforma una horquilla cerrada.






Aquí encontramos un buen conjunto de antiguas señales indicativas, todas ellas según el modelo especificado en la orden 8.1-IC de 1962. A pesar de llevar aquí décadas, todavía se conservan en un estado más o menos aceptable (teniendo en cuenta su antigüedad). Incluso algunas de ellas conservan el cajetín identificativo de carretera nacional, lo cual no suele ser habitual en este tipo de señales antiguas, y menos en un lugar que dejó de ser nacional desde 1973, como ya se ha mencionado.







En imágenes antiguas de Google Street View (año 2012) se puede ver que las dos señales de las últimas fotografías estaban casi completamente tapadas por un matorral que creció delante de ellas, pero que ha sido retirado. Los restos de este se pueden ver aún al pie de estas señales.


Sin embargo no hemos tenido la misma suerte con esta otra señal, que está completamente cubierta por lo que parecen restos de maleza colocados ahí adrede más que vegetación natural, aunque bien puede tratarse de una combinación de ambas. En este caso, parece que la señal perdió el cajetín de identificación de carretera hace tiempo.



En imágenes antiguas de Google Street View (año 2009) aún es visible:


Continuamos.


Más señales. Aunque esta no tiene tanta solera aparente como otras, también acusa el paso del tiempo.




Desde la curva que señaliza, se obtienen mejores vistas de la carretera actual.


Y de cómo prosigue su camino (ya los trazados antiguos y actuales coinciden):


Y nuestro tramo se ve así:


Al otro lado de la curva también se señaliza, esta vez, con una señal igual de antigua (suponemos) que las vistas al principio. De nuevo se ignora la fecha de fabricación.



Más señales, esta vez de curvas peligrosas, y también con cajetín que especifica (o más bien, especificaba) durante cuánto tiempo se mantenía el peligro. El tiempo ha tratado bastante peor a esta señal que a todas las anteriores.





Y aunque podría parecer que las inscripciones del cajetín inferior se han perdido para siempre, aún se puede intuir lo que figura si se afina mucho la vista: «1 km».


Si alguno ha sido algo observador en la foto anterior, puede haberse percatado de que al fondo de la imagen se encuentra la siguiente parada. Se trata del último hito kilométrico que veremos, el del pk 125:



«Semienterrado» como el 126, solo se distinguen las alusiones al punto kilométrico.
En una de las curvas posteriores existe un pequeño pontón de fábrica por el que circula un minúsculo arroyo. Estas pequeñas obras también forman parte del patrimonio y elementos que conforman la historia de la carretera.



Y a continuación, más vallas metálicas de contención. A diferencia de la primera que se vio al comienzo, los postes de hormigón son cilíndricos, que era la norma especificada en la Instrucción de 1939 y, de largo, la estampa más habitual para estos elementos. Y como la anterior, es roja, por estar situada en una carretera nacional.







Aunque alguno de los postes no se ha conservado muy bien que digamos:


A modo de anécdota, comentar que, unos metros antes de esa valla, y según los mapas topográficos del IGN de la zona (véase la imagen del mapa de 1919 al principio de este artículo), se erigía una casilla de peones camineros que ya no existe, y es de suponer que desde hace mucho tiempo. Si interpretamos ese mapa al pie de la letra, este se antoja el único lugar posible para ubicar la casilla, una pequeña zona plana entre la carretera y la ladera del terreno que hoy sirve como algún tipo de apartadero.



Modelo habitual de casilla de peones camineros, presente desde el siglo XIX hasta la segunda mitad del siglo XX. La casilla de este tramo habría tenido un aspecto similar, además de indicadores de distancia a las poblaciones más próximas en ambas fachadas laterales.
Imágenes obtenidas de los blogs «Las carreteras de Extremadura» y «Casillas de peones camineros de España». Más información acerca de estas casillas y de la función de los peones camineros en estos dos artículos pertenecientes a dichos blogs: [1] y [2]

¿Dónde hemos visto antes estas curvas...? Efectivamente, son las que se fotografiaron desde la ubicación del hito 126. La valla anterior se sitúa al principio de ellas.




Algunos elementos de contención pétreos...


Una señal por desgracia desaparecida de curva peligrosa a la derecha, aún visible en imágenes de Google Street View de 2009...




Otra señal que sí permanece en su sitio...



Y otra horquilla extremadamente cerrada. En el exterior de la curva, una valla metálica más. Será la última que veamos.







Unos metros después, encontramos un lugar que nos pilló por sorpresa y que no sabíamos que existía: una pequeña zona de descanso para pasar un rato agradable en la naturaleza. En las imágenes de Google Street View de 2009 ni siquiera existía.







El lugar donde se ubica la zona de descanso antes de que esta se construyera. Lo único que existía es una especie de pequeño apartadero. (Imagen de Google Street View de 2009).

Antiguos mojones de expropiación de Obras Públicas según la Instrucción de 1939 flanquean este lugar, alineados junto a la carretera. Se desconoce su procedencia, pero seguramente estuviesen almacenados en algún centro de conservación de carreteras.





Durante el descanso que efectuamos en este lugar, tuvimos la gran oportunidad de poder contemplar a un clásico circulando por la carretera, cuya antigüedad quizá pueda ser comparable a la de la propia carretera. Se puede tratar de un modelo de la marca Morgan, aunque desconocemos cuándo pudo ser fabricado o matriculado.


Salimos momentáneamente de la carretera, pues el fragmento natural que se encuentra tras la zona de descanso bien puede merecer una pequeña visita, en caso de pasar por aquí.


En nuestra opinión, un lugar muy tranquilo y recomendable para hacer una parada larga y tomar un buen tentempié (algo que ya comprobamos el día de nuestra visita).

Pero ya es hora de retomar el camino.


Más señales antiguas, de curvas peligrosas con cajetín. Seguramente esta sea la señal que indica en el sentido contrario las mismas curvas que la última señal oxidada que vimos.



Tras unos metros, un restaurante y casa rural al que se accedía a través de una especie de «raqueta», donde se encuentra el soporte desvencijado que alguna vez habrá albergado el nombre del restaurante (o un nombre anterior al actual) y que han decidido no volver a utilizar.



En la «raqueta», una señal de chapa de «prohibido aparcar» completamente herrumbrosa y casi camuflada en el entorno.


Desde un punto cercano al restaurante, tenemos una vista envidiable del trazado actual de la nacional; tengamos en cuenta que en todo el trayecto hemos ido bajando en altura poco a poco, y aproximándonos cada vez más a ella. Vieja y nueva carretera confluirán unos metros más adelante.




Volviendo a la carretera, la zona desde la que se obtienen las vistas anteriores.


Pocas decenas de metros quedan antes de que el tramo se acabe.



Aunque aún tenemos ocasión de ver un par de señales más. La primera de ellas, esta. Parece colocada en tiempos mucho más recientes que las que se han podido ver anteriormente en el reportaje:



El cambio de asfalto marca el final de este tramo histórico y de la visita.



Aunque eso no evitará que localicemos un vestigio más: la segunda señal, de curvas peligrosas y con cajetín de distancia, tan herrumbrosa como alguna de las que se han podido contemplar en este reportaje. No se refleja la fecha de fabricación, pero sí la empresa fabricante: Norte Industrial Bilbao.



Una parte que nos pasó inadvertida al estar allí se encuentra justo al principio de la vía de servicio de la nacional, en el punto final exacto de nuestra visita. Se trata de los restos de una horquilla que, además, contiene unos pocos paneles direccionales permanentes para dos sentidos de la marcha. Una alambrada habría impedido el acceso a la horquilla y, por consiguiente, la toma de fotografías de elementos concretos o, por ejemplo, haber tratado de averiguar cuándo se fabricaron las señales, dato que podría haber dado alguna pista con respecto a la historia de esta parte del tramo.



El viejo tramo habría bajado algunos metros más por el actual ramal de acceso a dicha vía de servicio desde la nacional (de sentido único). Primitivo y nuevo trazado confluirían justo en el mismo lugar en el que existía otra horquilla, de la que ya no queda resto alguno.

Aquí termina el tramo y nuestro reportaje. No sabemos qué futuro le espera a esta carretera, si se respetarán todos o parte de los elementos carreteros existentes tras la reforma o si acabarán con toda la historia que se reúne en la zona. En cualquier caso, la vieja esencia e historia del tramo siempre nos acompañarán en esta nostálgica colección de fotografías. Y si alguna vez pasáis por la zona, recomendamos que os desviéis de la moderna nacional e invirtáis algunos minutos en recorrer despacio y con atención este viejo trazado, mientras tengamos la suerte de que se mantenga en este estado.

ACTUALIZACIÓN 30/09/2019. Un comentario anónimo de julio de 2018 nos notifica que este viejo tramo de la nacional ya ha sufrido las obras de remodelación que nos temíamos que en un momento u otro iban a ocurrir. Aparte del reasfaltado y acondicionamiento del trazado, parte de los elementos antiguos que aquí mostramos (como las señales de tráfico) ya han desaparecido. Sirva este reportaje como recuerdo del aspecto y viejos elementos de la antigua carretera.

En febrero de 2019 nos acercamos a comprobar in situ el cambio de aspecto del tramo. En el reportaje que enlazamos a continuación recogemos cómo ha quedado finalmente, y establecemos una comparativa con las fotos de este reportaje:



5 comentarios:

  1. Excelente reportaje.

    Solamente comentar que en la Instrucción de carreteras de 1939, en el caso de las vallas de seguridad, se contemplaban la colocación postes de contención tanto de planta cuadrada y circular (página 62), como los que se ve en las fotos. Curiosamente en el texto de la instrucción se matiza que "se utilizarán postes de sección circular cuando la tela metálica se monte con grapas y postes de sección cuadrada cuando se fije por intermedio de muelles" ... Observando las distintas vallas de este tipo que se conservan en nuestro país, parece que esta última proposición, su cumplimiento en la práctica fue bastante arbitraria.

    Esperemos que tenga buen final la historia, aunque parece difícil.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. Reportaje muy completo y muy interesante . Todos esos pequeños detalles que solo los aficionados de carreteras saben observar...

    La variante de 1973 tipicamente "REDIA" es muy moderna. Es muy parecida al plan de enlaces a la Costa Brava realizado en los mismos anos (1973-75) con tramos totalmente nuevos siempre en servicio hoy (Figueres Llancà, A7- La Escala, Vidreres-Lloret de mar, etc...

    un saludo desde Francia.

    ResponderEliminar
  3. Un tramo muy singular y enigmático. Recalcar que los meses de invierno suele formarse una neblina que, acompañada por la zona sombría del tramo y los enormes árboles que flanquean algunas curvas, le dan un toque único a la zona. Excelente reportaje Jesús, la N-320 es una verdadera mina.

    ResponderEliminar
  4. En primer lugar dar las gracias a J. Pozuelo por el magnífico reportaje, y pedirle que trate de conservarlo mucho tiempo, porque os tengo que dar una mala noticia : la carretera ya ha sido DESTROZADA (julio de 2018 )por La Junta de Castilla La Mancha en connivencia con el Ayuntamiento de Horche. Se ha asfaltado con una gruesa capa y se han pintado las marcas viales. Han desaparecido todas las señales , han destruido los sillares de piedra y los conos que coronaban los pequeños viaductos o alcantarillas, han cortado gran cantidad de árboles... De forma que el resultado ha sido penoso : ha quedado una vía mas estrecha, mas peligrosa , pues hay un gran escalón lateral a ambos lados, no han colocado ni una nueva señal, etc... Pero lo peor de todo es que se ha perdido la estética que tenía ese viejo pavimento que se confundía con el entorno. En fin , un verdadero crimen. Un entristecido saludo de un horchano.

    ResponderEliminar
  5. En la carretera de Horche había una curva donde los autocares tenían que hacer maniobra para no darse con la malla metálica y los postes. De miedo.

    ResponderEliminar