viernes, 30 de noviembre de 2018

EL «PUENTE VIEJO» DE SAN MARTÍN DE LA VEGA (MADRID)





Podría pasar desapercibido, pero si nos encontramos circulando por la carretera madrileña M-506 (Villaviciosa de Odón-Arganda del Rey) a la altura del pk 42,100, y desviamos la vista momentáneamente hacia donde se encuentra el río Jarama, que discurre en esa zona ciertamente paralelo a la carretera, a unos 270 metros, quizá logremos ver, a través de los árboles y matorrales presentes junto a la carretera, una estructura singular. Se trata ni más ni menos que de un viejo puente, situado en el término de San Martín de la Vega, junto al río Jarama y dentro del Parque Regional del Sureste de la Comunidad de Madrid. No en vano, este puente recibe la denominación popular de «Puente Viejo».




Sin embargo, es este un puente extraño, a primera vista. Está en desuso y en estado de abandono y ruina; sus estribos se encuentran abruptamente elevados sobre el terreno sin terraplenes o rampas de acceso, de forma que por él no puede pasar carretera alguna; y además tampoco hay nada debajo que pudiera justificar la existencia del puente, es decir, aparentemente fuera de lugar. Es más, el río Jarama, obstáculo absolutamente merecedor de un puente que permita atravesarlo, discurre al lado del puente ruinoso, pero no por debajo, y no existe ningún otro puente sobre el río que pudiera dar continuidad a la hipotética carretera que servía el viejo puente, ni restos de él. Por lo tanto, ¿qué hace este puente aquí? ¿Cuál es su historia?


Ubicación del puente de San Martín de la Vega. Fuente: Google Maps

Este puente tiene más de 80 años, y cuando se construyó, su existencia sí tenía todo el sentido, pues el río Jarama pasaba por aquel entonces justo por donde hoy se erige el puente. El comienzo del largo camino hasta su construcción comenzó en 1926, donde el proyecto, así como la carretera que lo atravesaría (de San Martín a la de Chinchón a Colmenar de Oreja, a la sazón de San Martín a Morata de Tajuña), se incluyó en el Plan de caminos vecinales de la provincia de Madrid, aprobado el 9 de marzo de ese año. Posteriormente, este proyecto se retiraría del plan original y se incluiría en una ampliación del mismo, aprobada el 18 de junio de 1929.

Imagen del Boletín Provincial de Madrid correspondiente al 18 de marzo de 1926, donde se publicó el Plan de caminos vecinales de la provincia de Madrid. En él se incluye la construcción de la carretera de San Martín a Morata y la construcción del puente sobre el río Jarama.

Sin embargo, debido a diversos retrasos en la ejecución de los proyectos del puente y la carretera que habría de pasar por él, en las deliberaciones acerca del reparto de los pagos entre la Diputación provincial y los ayuntamientos de San Martín de la Vega y Morata de Tajuña para sufragar la obra, y la convulsa situación política vivida a principios de los años 30, la construcción del puente y la carretera se demoraron varios años más, hasta que se concluyeron en 1936.


La carretera que comunicaba San Martín de la Vega y Morata de Tajuña se correspondería hoy día con las actuales M-506 y M-302 (aunque no de manera exacta en su trazado, como veremos más adelante).



No obstante, se tiene constancia de que desde la Edad Antigua, en esta zona del río ya existían vados que lo atravesaban, no así de la existencia concreta de puentes o similares, que se desconoce si pudieron siquiera llegar a existir. Concretamente, se menciona el vado del antiguo camino de Alcalá a Toledo, ya existente en época romana, así como la musulmana. No se sabe qué sistemas se han utilizado a lo largo de esos periodos para vadear el río.

La primera mención documental concreta de un sistema consistente en una barca para atravesar el río se da en 1443, desconociéndose si un sistema similar ya existió previamente. Y desde entonces, de forma interrumpida a lo largo del tiempo y hasta bien entrado el siglo XX, la barca se mantuvo, cambiando su ubicación en el río con el paso del tiempo hasta emplazarse en el lugar donde hoy se erige el puente viejo.

Proyecto de barca para el paso del río Jarama, de 1888. Ingenieros Eduardo Augustini y Antonio Arias y López. Archivo Regional de la Comunidad de Madrid. Fuente: Arquitectura y desarrollo urbano: Comunidad de Madrid, tomo XII. E.T.S. Arquitectura (UPM)

Se trata de un puente funcional, sin florituras arquitectónicas ni intención estética aparente. El puente consta de 7 vanos de 23 metros de luz aproximadamente (medido con la herramienta de medición de Google Earth) alcanzando una longitud total de alrededor de 162 metros y no más de 8-10 metros de altura. Es un puente de tramos rectos con tablero superior, independientes, construido mediante cimbras (estructuras temporales auxiliares), y constituido por dos vigas de hormigón armado apoyadas sobre pilas tabique ejecutadas con cimentaciones superficiales.




Sin embargo, pronto estallaría la Guerra Civil española, y este puente, junto con otras zonas estratégicamente importantes, se convertirían en el campo de una de las batallas más importantes de la guerra: la Batalla del Jarama, cuyo objetivo era la toma de Madrid por parte del bando sublevado en 1937.

En el punto de la batalla que concierne al puente, se enfrentaron las tropas de la brigada del coronel Carlos Asensio con la ayuda de varias compañías del 3º Tabor de Regulares de Tetuán por parte del bando sublevado, y una compañía de la 17ª Brigada Mixta por parte del bando republicano, en la madrugada del 11 al 12 febrero de 1937.

Se desatan violentos combates por el control del puente, e incluso se intentó volarlo, pero debido a la mala colocación de las cargas explosivas, solo se abrió un gran agujero en el tablero, que no impidió el paso de las tropas sublevadas. Estos combates se saldaron con la muerte de todos los soldados de la compañía de la 17ª Brigada Mixta que defendía el puente, y la conquista del mismo por parte del bando sublevado.

Esquema detallado de la Batalla del Jarama en la fase del paso de este río. Las tropas del coronel Asensio toman el puente de San Martín y a continuación toman el monte Pingarrón, próximo a él. Fuente: rutasbelicas.com

No es nuestra intención ahondar en los pormenores y detalles de la batalla, por no tratarse de asuntos que abordemos en este blog y por existir un buen número de páginas web que ofrecen dicha información con gran detalle y rigor. Al final de este artículo enlazamos algunas de esas páginas en la sección de bibliografía para quien esté interesado en profundizar en aquel momento histórico.

Tras la guerra, el puente fue reparado de todos los daños que sufrió (aunque aún conservaba algunas «cicatrices» de la contienda) y volvió a entrar en servicio. Desgraciadamente, no por mucho tiempo más, ya que en marzo de 1947 aconteció una de las riadas más grandes de las que se tienen constancia en relación a este río. En aquellos días, gran parte de España sufrió las consecuencias de lluvias torrenciales que desbordaron ríos a lo largo y ancho del país, provocando todo tipo de daños materiales y personales, y que llenaron páginas en la prensa escrita en la época, así como algunos reportajes del NO-DO de aquellos días.


El puente durante la crecida del río Jarama de 1947. Fuente: parquelineal.es - GIPL

Dicha riada fue especialmente violenta en el caso del Jarama, tanto que provocó que el río se desviara de su cauce para pasar a discurrir por donde actualmente lo hace, dejando al puente en dique seco hasta hoy. Eso sí, no sin antes causar graves estragos en él, que actualmente se pueden ver.

En concreto, y debido a la tipología de la cimentación, la corriente provocó una gran erosión en una de las pilas, que desembocó en el colapso de una de ellas y la consiguiente caída del tablero. Esto dejó el puente totalmente inservible y en desuso, cortando la carretera de San Martín a Morata.









El río, que formaba un meandro tras el cual pasaba bajo el puente, se desvió unos 100 metros hacia el este, pasando a discurrir de forma aproximadamente rectilínea. En el siguiente gráfico vemos la evolución del curso del río desde el siglo XIX. Incluso se observa que en 1999 el curso sufrió otro cambio menor.


Desde 1947, el puente ha permanecido abandonado y olvidado, siendo víctima de los estragos del tiempo y de los grafiteros y demás suerte de vándalos. No obstante, a pesar de todo el tiempo transcurrido y de la falta de mantenimiento del mismo, el puente aún aguanta; eso sí, no sabemos en qué estado exactamente ni hasta cuándo.

Aspecto del puente hace varios años, quizá más de una década. Aún se conservaban parte de las barandillas metálicas. Los árboles que hoy se encuentran rodeando el puente y que actualmente impiden una visión total del mismo, por entonces apenas habían crecido. Foto: Chusín, mapio.net

En las siguientes ortofotografías históricas se puede ver el puente y la traza de la vieja carretera de San Martín a Morata, tanto antes como después de la riada:

Ortofotografía del puente correspondiente al Vuelo Americano Serie A (1945-1946). Se observan el puente y la carretera que pasa por él expedita y sin ningún problema para la circulación. Fuente: Fototeca CNIG

Ortofotografía del puente correspondiente al Vuelo Americano Serie B (1956-1957). La riada de 1947 ya había arrasado la carretera y el puente, dejándolo en dique seco hasta hoy. Fuente: Fototeca CNIG

La carretera y el puente también aparecen reflejados en mapas antiguos del Instituto Geográfico Nacional. Asimismo, una vez el puente fue destruido, se refleja igualmente esta circunstancia.

Mapa topográfico a escala 1:50000 del Instituto Geográfico Nacional, hoja 0582, edición de 1948. A pesar de haberse producido ya la riada del Jarama, en el mapa aún se refleja la carretera continua y en servicio. Fuente: Centro de descargas del CNIG

Mapa topográfico a escala 1:50000 del Instituto Geográfico Nacional, hoja 0582, edición de 1966. Ya se reflejan las consecuencias de la riada: la carretera se presenta cortada, y el puente, en tierra y aislado. Fuente: Centro de descargas del CNIG

Y a partir de la información extraída de las ortofotos y los mapas, y con la vista actual de satélite, podremos deducir cuál era el trazado de esta vieja carretera, que hoy se ha transformado en algunos caminos de tierra y servicio.


Fotos de satélite del entorno del puente y trazado de la antigua carretera de San Martín a Morata, marcado en la segunda foto. Los tramos en amarillo más claro representan las partes de la carretera que han desaparecido. También se puede observar el trazado actual de la M-506 y el punto por el que se atraviesa el río. Fuente: Google Maps

En los años 70 hubo varios intentos por parte del ayuntamiento de San Martín de la Vega de reconstruir el puente y así restaurar la comunicación perdida con Morata de Tajuña, sin éxito.

No sería hasta principios de los años 80 cuando se construyó un nuevo puente sobre el río Jarama, que es el que actualmente sirve a la M-506, aguas arriba de donde cruzaba el puente de San Martín. Tras más de 30 años, San Martín de la Vega y Morata de Tajuña volvieron a tener comunicación por carretera, y hasta hoy.

Hoy en día, el puente forma parte de un área recreativa dentro del Parque Regional del Sureste de la Comunidad de Madrid, con zonas habilitadas alrededor en donde poder pasar un buen día comiendo, haciendo ejercicio en las diferentes máquinas que allí se encuentran, o simplemente relajándose en un entorno tranquilo. La zona, de nombre acertado, se llama «Área Recreativa El Puente».












En dicha área hay un cartel en donde se explica brevemente la historia del lugar hasta la destrucción del puente viejo.


Este cartel es relativamente reciente. En el antiguo, se incluía la fotografía del puente durante la riada que ya hemos añadido a este artículo.

Foto: Ojopublico, Wikiloc. Fecha desconocida.

Por último, y para terminar, mostramos el resto de fotografías que hemos realizado del puente a continuación. Que este pequeño pero importante fragmento de historia no se pierda entre el abandono y el olvido.




































Bibliografía



No hay comentarios:

Publicar un comentario